¿Puertas correderas o abatibles? Resolvemos todas tus dudas



Llevas tiempo barajando la posibilidad de cambiar las puertas de tu hogar . Revisas catálogos de arriba a abajo, ves la gama de colores y tienes claro hasta el diseño que te gustaría para cada habitación.
Y llega el momento de la duda, ¿abatibles o correderas?

Antes de que empiece a salir humo de la cabeza con tanta información, te proponemos algo.

Vamos a ver en detalle los diferentes modelos que puedes encontrar en el mercado, porque vas a ver una amplia variedad en cuanto a materiales, acabados y colores, pero tan importante es eso, cómo saber cuál es el más indicado para cada habitación de tu hogar.

Puertas de interior

Las puertas de interior se clasifican según el tipo de apertura con el que cuentan, por supuesto también en su composición, pero eso da para otro post en el que nos centraremos con todos los detalles.

Para elegir el tipo de apertura deberás tener en cuenta que la elección dependerá del espacio con el que cuentas y la ubicación.
Según el tipo de apertura de la puerta se clasifican en:

Puertas abatibles

De una sola o de doble hoja: Es el tipo de puertas más común, con el que cuentan la mayoría de las viviendas. En un principio son las que mejor se adaptan al espacio que tengas, al fabricarse a medida se adecuan al espacio con el que cuentas en casa, tanto en alto como en ancho.

Las puedes encontrar con bisagra vista, las de siempre, o con sistema bisagra oculta, uno de los más demandados últimamente por integrarse en el diseño de la puerta.
Sí, también te contamos lo que no es tan bueno: Necesitas espacio de recorrido de apertura de la puerta, cuidado en dormitorios pequeños y puertas que chocan con armarios o ¡camas!
En cualquiera de estos caso la solución es: ¡Sí! Una puerta corredera.
                 
Son una de las grandes soluciones ya que no invaden las estancias cuando se abren. Pueden ser correderas en pared: empotradas en su interior (para lo cuál es necesario hacer obra).
O bien sobrepuestas, en este caso quedarían suspendidas de una guía, por la que se deslizarían sin necesidad de hacer obras.

Es cierto que es un engorro hacer obra, pero si es el caso, esa pared quedaría libre; algo que no ocurre si la puerta es corredera suspendida de una guía. Ésta última opción es la más elegida y valorada por la mayoría para cocinas, baños y entradas al vestidor.

Cómo todo, nada es totalmente bueno, ni malo, solo hay que buscar la mejor opción para tu hogar.

Puertas plegables

Las puertas plegables son otra buena solución si necesitas ahorrar espacio sin ningún tipo de obra.

Esta opción te servirá de utilidad si lo que buscas es una puerta que divida distintos tipo de ambiente o para espacios con medidas poco habituales. Pueden tener uno o varios paneles gracias a su sistema de articulación.
Y al contrario de lo que mucha gente cree, suelen tener diseños modernos que se adaptan a cualquier tipo de hogar.



¿Algún diseño en mente? En nuestro catálogo encontrarás una amplia selección de puertas. Y si te surgen dudas, nuestro equipo de diseño e interiorismo esta a tu disposición para asesorarte la mejor opción para las puertas de tu hogar.